AURYN

CLUB DE ROL

Las aventuras de Legolas, el elfo

por  Jordi Cabau

HA SIDO UN SUEÑO SIN HABER DORMIDO Capítulo 151

 

Grupo Salvaje 40 Parte

 

          ...efectivamente, al retrasarnos intentando abrir la puerta habíamos dado tiempo a los seres de ultratumba que habían salido de detrás de las pequeñas puertas de piedra trapezoidales cuya forma y tamaño recordaba (1) vagamente a la tapa de un ataúd a alcanzarnos. Los seres de ultratumba y bla, bla, bla... tapa de ataúd, empezaron a doblar el recodo del pasillo, haciéndose visibles a nuestros ojos...

          - (Pero si sólo son chombis! -exclamó Odreukaemon & Elfo.

          - Sí. Un centenar. )Te parecen pocos? -replicó Adolfo & Enano.

          - (Rápido! (Entremos en la sala y atranquemos la puerta: parece resistente! -dijo Xavi S.

          Dicho y hecho: todos entramos en la sala y atrancamos la puerta con nuestras dagas y antorchas. Pronto comenzaron a sonar frustrados golpes de puños y garras al otro lado de ésta, realizados por los burlados chombis que se habían visto desprovistos de sus presas.

          - (Ja! (Ja! (Ja! (Muérete chombi! -gritó alegremente Odreukaemon & Enano a los que había al otro lado de la puerta.

          - Ya lo están, de muertos -aclaró Xavi S.

          - Bueno.... pues... (jodeos chombis!

          - No pueden.

          - )Seguro? )Y que tal... que os zurzan chombis?

          - Me parece adecuado.

          - (Que os zurzan chombis!

          Poco después estábamos examinando la puerta que había al otro lado de la sala octogonal.

          - Parece igual que la otra -dijo Xavi S.

          - Sí -dijo Odreukaemon & Enano.

          - Está cerrada -dije yo.

          - (Claro! ("Cerrada" no es lo mismo que "cerrada con llave"! (Yo la abriré! -exclamó Odreukaemon & Enano.

          Al posar su mano en el pomo de la puerta, un rayo, como los que pueden verse durante una tormenta pero en pequeño, surgió de éste y envolvió el cuerpo élfico de Odreukaemon.

          - ZZZZZZZZZZTTTT(

          Odreukaemon, algo chamuscado pero habiendo sobrevivido al rayo, murmuró

          - Ni se te ocurra abrir la boca, Legolas. Ni se te ocurra...

          Una vez abierta la puerta, tomando precauciones para que no volviese a activarse la trampa, vimos un largo pasillo que finalizaba en una escalera de caracol. A cada lado del pasillo, aproximadamente por su mitad, había una puerta.

          - Vamos allá -dijo Xavi S.

          - Sí, pero antes yo recupero mis dagas -comentó Adolfo.

          - (Pero qué haces! (Locooooooo! -gritamos al unísono Xavi S., Shalt y yo.

          - (CRASH! - La puerta se abrió violentamente, entrando (2) en la habitación un par de chombis, los cuales se hallaban más sorprendidos que nosotros porque les hubiésemos permitido la entrada, de hecho fue esta sorpresa lo que nos permitió volver a cerrar la puerta entre varios mientras el resto se ocupaba de los dos chombis que habían entrado, y que pronto lamentaron el haberlo hecho (aunque algunos de nosotros recibimos un par de garrazos antes de que acabásemos con ellos).

          - Otra estupidez como ésa y no lo cuentas -le dijo Shalt a Adolfo & Enano.

          - Eso -dijimos Xavi S. y yo.

          - (Me costaron una pasta! -dijo Adolfo & Enano- (Todas eran de plata!

          - ...

          El pasillo no nos dio ningún problema y las dos puertas de los lados daban, respectivamente, a una sala H.Q.N.S.P.N. (3) y a una vieja sala de guardia abandonada donde, en un desvencijado armero, encontramos un par de armas y escudos todavía aprovechables. Una vez exploradas estas dos habitaciones procedimos a subir cautelosamente por la escalera de caracol: el hecho de que hasta ese momento no hubiésemos encontrado más trampas no quería decir que no las hubiera.

          Una vez en la parte superior de la escalera vimos que ésta finalizaba en una esquina de una gran sala que tenía cuatro aberturas que daban al exterior y desde donde se divisaba el valle y el pueblo. A un lado de la sala había una puerta y, del lado opuesto, salía un pasillo. Por las aberturas hechas en la pared de roca pudimos ver que los chombis habían obligado a la mayoría de la gente del pueblo a refugiarse en una torre fortificada que había en un extremo de éste. Era una de esas torres equipadas con una guarnición de media docena de soldados con las que Holgart se aseguraba el control de la zona, aunque su valor defensivo era meramente testimonial.

          El pueblo parecía vacío de gente aunque algunos chombis vagaban por sus calles, sin duda buscando pacientemente a algún superviviente que pudiese hallarse todavía escondido en una de las casas.

          El aire de la sala en la que nos encontrábamos era sofocante, aumentando el calor a medida que nos acercábamos al pasillo que abandonaba el lugar en dirección sur. Tras una breve discusión entre los que quedábamos nos dividimos en dos grupos: Adolfo el nuevoEnano y Odreukaemon el nuevoElfo decidieron explorar lo que hubiese tras la puerta mientras Xavi S., Shalt (4) y yo decidíamos explorar el pasillo.

          El pasillo desembocaba a media altura de la pared de una enorme caverna natural que, de hecho, era la chimenea de un volcán inactivo. El fondo de la caverna  estaba cubierto de lava y un puente de madera ligado al techo con cuerdas atravesaba la caverna y llevaba a un pasillo similar a en el que nos encontrábamos situado al otro lado de la misma.

          Empezamos a cruzar cautelosamente el puente y, cuando nos hallábamos a medio camino, descubrimos dos figuras oscuras suspendidas del techo de la caverna: se trataban de mis primeros

 

murciélagos gigantes

 

Pronto se abalanzaron sobre nosotros: a uno de ellos lo pudimos abatir con nuestros arcos antes de que nos alcanzase, el otro nos dio algo más de guerra pero al ser tres contra uno pudimos acabar con él, aunque un par de veces estuvo a punto de echarnos al lago de lava. Poco después alcanzábamos el otro lado del puente y penetrábamos por un pasillo similar al que habíamos dejado, el cual pronto desembocó en una puerta que abrimos con la máxima precaución.

          Ante nuestros ojos teníamos una salita con mesas llenas de pergaminos y libros y estanterías llenas de volúmenes con indescifrables símbolos. Aparte de ello sólo había un espartano camastro en un rincón y poco más. En una esquina del suelo se veía una trampilla de madera y, en otra esquina, había uno de esos pentáculos rodeados de símbolos cabalisticos a los que son tan aficionados los M.M. (5). Un examen de los escritos reveló que la mayoría de éstos trataban de hechizos de necroanimación y estaban firmados por Dorizar, Hijo de Trasdor, el resto versaban sobre la religión de Gainor, cosa que enseguida descubrió Xavi S. (6).

          - (Que asco! -dijo Xavi S. - (Habrá que quemar todo esto! (Suerte que tenemos ese lago de lava al lado! (7)

          Cuando Xavi S. pronunció estas palabras miré de reojo a Shalt y vi cómo éste se ponía pálido al escucharlas.

          - Ya veremos -dije- Antes vayamos a buscar a nuestros compañeros, que hace rato que no sabemos nada de ellos.

          Cuando nos dirigíamos hacia la puerta por la que habíamos entrado una estentórea voz que Shalt y yo conocíamos muy bien resonó a nuestras espaldas...

          - ...VAYA ...VAYA ...(PERO SI SON MR. MEDIANÍA Y EL OREJAS! (Y UN NUEVO SOCIO: UN CLÉRIGO DE DAFAR! (CON LA DE TIEMPO QUE HACÍA QUE NO ME CARGABA A UNO! (QUE DETALLE! ((maldita costumbre! (tendré que empezar a pensar en visitar a un cabezólogo!)

          - Oh no... -murmuró Shalt.

          - Mierda... -murmuré yo.

          - (Prepárate a morir, maldito! -gritó Xavi S.

          - (OH DIOS! (CÓMO ME DIVIERTE CUANDO SE ME RESISTEN! (VEO QUE HE LLEGADO A TIEMPO! ((y dale!) -Dijo Dorizar el Vengador saliendo lentamente del interior del pentáculo en el que se había materializado...

 

 

                                                                                                                Continuará...

 

 

 

 

(1) muy poco

(2) Más bien cayendo.

(3) Una de esas célebres Habitaciones Que No Sirven Para Nada (H.Q.N.S.P.N.). Hay que destacar que algunas de estas H.Q.N.S.P.N. han tenido utilidades en el pasado y que se hallan vacías por haber perdido su función.

(4) A éstas alturas ya me había dado cuenta de que Shalt Ymbanqui verdaderamente se había visto afectado por mi hechizo de Encantamiento de Personas, aunque la forma como tenía de demostrarlo a veces era harto molesta. En parte yo temía lo que pudiese hacerme el clérigo caótico una vez que se le pasaran los efectos del conjuro. Por otro lado esperaba que él recordase que, habiéndole podido denunciar al resto del grupo como adorador de Gainor (que por cierto era un dios enemigo del que adoraba el clérigo de Xavi S., el cual no hubiera dudado en acabar con él de haberlo sabido), no lo había hecho. A la luz de estos hechos, revelados ahora en mis memorias, tal vez los lectores comprenderán mejor algunos de los sucesos que pasarán en el próximo capítulo y que, en ese momento, desconcertaron enormemente al clérigo de Xavi S.

(5) Malos malosos.

(6) Shalt y yo ya lo sabíamos, pero Xavi S. no sabia que nosotros lo sabíamos, y nosotros sabíamos que él no sabía que nosotros lo sabíamos.

(7) Estas palabras resultarían proféticas, lean, lean el próximo capítulo.