AURYN

CLUB DE ROL

Las aventuras de Legolas, el elfo

por  Jordi Cabau

 

HA SIDO UN SUEÑO SIN HABER DORMIDO Capítulo 161

 

Grupo Salvaje 50 Parte

 

          - (OH DIOS! (CÓMO ME DIVIERTE CUANDO SE ME RESISTEN! (VEO QUE HE LLEGADO A TIEMPO! -Dijo Dorizar el Vengador saliendo lentamente del interior del pentáculo en el que se había materializado...

          El combate fue rápido: vean, vean...

 

11 Asalto

A) Xavi S. el clérigo, Legolas el Elfo y Shalt Ymbanqui el clérigo le pegan a Dorizar el Vengador, el cual recibe algunas heridas.

B) Dorizar el Vengador lanza un conjuro de Luz a los ojos de Legolas el Elfo que hace que éste quede cegado durante dos horas (1).

 

21 Asalto

A) Legolas el Elfo y Shalt Ymbanqui el clérigo le pegan a Dorizar el Vengador, el cual recibe alguna herida.

B) Dorizar el Vengador lanza un conjuro de Parálisis a Xavi S. y lo paraliza durante una hora y media (2).

 

31 Asalto

A) Shalt Ymbanqui el clérigo le pega a Dorizar el Vengador, el cual vuelve a recibir una herida.

B) Dorizar el Vengador pega a Shalt Ymbanqui el clérigo con su maza de amenazador aspecto dejando a Shalt hecho unos zorros (3).

 

41 Asalto

A) Shalt Ymbanqui el clérigo vuelve a pegar a Dorizar el Vengador, impactándole de nuevo, ver B).

B) Dorizar el Vengador muere.

C) Shalt Ymbanqui el clérigo pronuncia unas extrañas palabras sobre el cadáver de su superior (4).

 

          Shalt se me acercó (5).

          - (He acabado con Dorizar! )Qué hacemos ahora?

          Empezaba a felicitarme por haber charmado a Shalt, en la situación de indefensión en la que actualmente me encontraba lo que más falta me hacía era un fiel compañero. A continuación se desarrolló entre nosotros y nuestro Destino Marcado una de las conversaciones más malvadamente caóticas en las que me he visto inmerso.

          - )Cómo está Xavi S.? -dije (6).

          - No se mueve -dijo Shalt, mirando al techo con ojos esquivos (7).

          - )Respira? -dije.

          - No -contestó Shalt (8).

          - Pobre Xavi S., entonces ha muerto -dije yo (9).

          - )Qué hacemos con él?

          - Creo que deberíamos darle una digna sepultura, para que su cuerpo no fuese devorado por las alimañas. También tendríamos que deshacernos del cuerpo de Dorizar, con estos necromagos nunca se sabe...

          - Tengo una idea. Ahora vuelvo.

          Oí como Shalt arrastraba el cuerpo de nuestro querido camarada que había dejado de respirar y moverse hacía rato (10) hacia el pasillo por el que habíamos venido. Sí. Ése que daba a una enorme caverna con un lago de lava ardiente en su fondo...

          - (FLOOOOOOOSHHHH! (11)

          - )Qué ha sido eso? -dije

          Al poco oía cómo regresaba mi fiel camarada Shalt y se repetían los mismos sonidos por segunda vez, por lo que le repetí la pregunta.

          - )Ése ruido? No... nada. (12) -respondió- )Qué hacemos ahora hermano?

          - Intentar avanzar por éstas cavernas en el estado en que me encuentro sería un suicidio. Esperaremos aquí a que se me pasen los efectos del hechizo. Colocaremos un mueble encima de la trampilla para impedir que alguien entre por ahí y bloquearemos la otra entrada con otros muebles. Para pasar el tiempo puedes registrar el lugar, yo me tumbaré en la cama para no molestarte.

          Una vez hecho esto Shalt descubrió en un viejo pergamino la parte de la historia que desconocíamos: al parecer Dorizar el Vengador era hijo de Trasdor, el tipo que había aterrorizado la comarca hacía cincuenta años. Estaba con su padre cuando éste fue capturado por los soldados de Holgart pero pudo huir, siendo testigo de la ejecución de aquél por el populacho. Desde entonces había sido ayudado por dos fieles servidores (sin duda las dos "cosas" que le acompañaban cuando nos tropezamos con él en el bosque, por cierto )dónde estarían?) creciendo y preparándose para la venganza. Dorizar tendría unos 15 años cuando fue muerto su padre.

          Había viajado y recibido algo de educación mágica en Nagor, convirtiéndose en clérigo de dicha ciudad como su padre. Durante todo este tiempo había estado preparando pergaminos con hechizos de necroanimación para, en el cincuentenario de la muerte de su padre, arrasar la aldea de Holmir usando los antepasados de sus habitantes para más recochineo (simpático )no?).

          - Oye Shalt -dije mientras esperaba a que se me pasaran los efectos del hechizo.

          - Dime.

          - )No tendrás problemas por haberte cargado a un superior de tu orden?

          - )Cómo crees que son las oposiciones en Nagor?

          - (Ah! Vaya...

          - Por cierto )que crees que les puede haber pasado a los otros? Hace más de dos horas que no tenemos noticias de ellos.

          - No lo sé, pero empiezan a desvanecerse los efectos del hechizo por lo que pronto lo sabremos. Ayúdame a mover los trastos que bloquean el pasillo.

          - O.K.

          Gracias a un par de pociones de curación que habíamos encontrado entre las pertenencias de Dorizar, Shalt y yo habíamos podido restañar en parte nuestras heridas. Suerte que se nos ocurrió tomar aquellas pociones en ese momento... el baile todavía no había terminado.

          Atravesamos la caverna con el lago de lava y penetramos en la sala excavada en la roca que tenía las cuatro aberturas que ofrecían una vista panorámica del valle.

          - Fíjate -dijo Shalt- Los chombis andan como groguis.

          - Sí -me fijé- Y los aldeanos supervivientes aprovechan esto para acabar fácilmente con ellos.

          - Supongo que, al acabar con Dorizar, los chombis dejaron de estar bajo su control y eso los ha dejado desconcertados.

          - Será eso.

          Nos dirigimos hacia la puerta tras la cual habían desaparecido nuestros compañeros. Me volví hacia Shalt.

          - )Te parece que avisemos?

          - No sé. Tú mismo.

          - (Hey! (Adolfo! (Odreukaemon!

          Pasaron unos momentos de silencio (13).

          - Adentro -dije.

          Abrimos la puerta y contemplamos la siguiente escena:

          La puerta se abría a una sala, un poco más pequeña que la que dejábamos atrás y sin aberturas que diesen al valle. Aparte de la puerta que acabábamos de abrir no se veía ninguna otra. En medio de esta sala había, literalmente, una pequeña montaña de monedas de oro, plata y cobre. Aquí y allá, semienterrados entre las monedas, habían pequeños cofrecillos de maderas nobles repletos de piedras preciosas y joyas. A primera vista era difícil calcular el valor de todo aquel tesoro pero, sin duda, había las suficientes riquezas como para ascender perfectamente un peldaño más en la escala social de las Darlans (14)...

          - Ostiaaaaa... -dijo Shalt.

          - Uópali... (15) -dije yo.

          Nuestro ensimismamiento se vio roto por una voz conocida, que provenía del otro lado del montón de monedas...

          - )Chicos? )Sois vosotros? -dijo Adolfo, con su voz original.

 

 

                                                                                                Continuará...

 

 

 

(1) Mientras dice unas palabras arcanas sin sentido, seguramente aprendidas en el estudio de su religión: "(15-0!".

(2) Mientras repite las mismas palabras sin sentido, con una ligera variación: "(30-0!"

(3) Mientras continúa repitiendo las mismas palabras sin sentido, con otra ligera variación: "(Ventaja Dorizar!"

(4) "(Juego, set y partido!" creo que eran...

(5) Desde el 21 asalto yo me había dedicado a tropezar con todos y cada uno de los pocos muebles de la habitación.

(6) Recuérdese que yo había sido cegado antes de que Xavi S. hubiese sido paralizado.

(7) Esto, claro está, yo no lo podía ver.

(8) Buena pregunta: Cuando estás paralizado mágicamente )respiras o no?. Quiso nuestro Destino Marcado que la respuesta a ésta pregunta fuese NO aunque en ese momento no comprendió el porqué de tal pregunta. De todas formas lo más probable es que, independientemente de la respuesta que nuestro Destino Marcado dio a Shalt, Shalt hubiese respondido igualmente "No" a mi pregunta: recuérdese que un hechizo de encantamiento de personas hace que "la víctima crea que el mago es su mejor amigo, tratando de defenderlo contra cualquier amenaza real o imaginaria". Aparte de ello Shalt conservaba perfectamente su ideología, forma de pensar... y de actuar.

(9) Nuestro Destino Marcado acababa de entender el porqué de la pregunta hecha en (8)... al igual que el "ente" que controlaba desde un plano superior al clérigo llamado Xavi S. y que, para aclarar conceptos, llamaré también Xavi S. El clérigo estaba paralizado y no podía decir ni hacer nada, pero dicho "ente" inició (en ese otro plano superior) un río de comentarios dirigidos a los otros dos "entes" que controlaban los destinos de Legolas el Elfo y Shalt Ymbanqui el clérigo: (MAMONES! (NO OS ATREVERÉIS! (K-BRONES! (NI SE OS OCURRA HACERLO! (SERDOS! (DESTINO MARCADO, HAZ ALGOOOOOOO! Comentarios que hizo durante varias semanas cada vez que, en ese otro plano de existencia superior, coincidía con esos otros dos entes.

(10) Señal inequívoca para alguien cegado como yo de que estaba muerto.

(11) Algo así como el ruido que haría un filete de carne al ser depositado en una sartén llena de aceite hirviendo, pero maximizado. Por cierto, ya sólo quedábamos cuatro (siempre y cuando nuestros otros dos colegas siguiesen vivos).

(12) Por cierto )se acuerdan de aquellas proféticas palabras pronunciadas por Xavi S.? "(Habrá que quemar todo esto! (Suerte que tenemos ese lago de lava al lado!"

(13) Por un instante me pareció oír unos cuchicheos al otro lado de la puerta, pero pensé que eran imaginaciones mías.

(14) O sea, subir de nivel.

(15) (Uópali! (élfico): Interj. con que se denota extrañeza o admiración. / Dícese también de la vuelta ligera dada en el aire o del brinco que dan los danzantes cruzando varias veces los pies en el aire.